Información Kashrut

Las leyes de kashrut definen los alimentos que son aptos para el consumo de los judíos.

A través de nuestra historia, la observancia de kashrut ha sido un sello de la identidad judía. Quizás más que cualquier otra "Mitzvá", las leyes de kashrut acentúan que el judaísmo es mucho más que una "religión" en el sentido convencional de la palabra. Para el judaísmo, la santidad no se confina a los lugares y momentos santos, la vida en su totalidad es sagrada.

Existen varias ventajas de las leyes de kashrut: las ventajas para la salud, el tratamiento humano de los animales, su efecto unificador para un pueblo disperso, y su papel como protector contra la asimilación. 

Hoy día la cocina kosher se ha facilitado gracias a la variedad de productos disponibles en el mercado que hacen de esta, una experiencia enriquecedora espiritualmente y placentera.
 
Algunas reglas de la kashrut son las siguientes:
 
• Los productos derivados de la carne y los productos derivados de la leche son cocinados y comidos por separado, incluyendo esto el uso de utensilios, vajillas y cubertería especial para cada familia de productos.
• Todas las carnes permitidas (rumiantes y con la pezuña partida) deben ser tratadas previamente por una persona autorizada (“shojet”) y acorde a las leyes del judaísmo y bajo la supervisión rabínica.
• Las comidas que no pertenecen a la familia de los lácteos, así como tampoco de la carne (como vegetales, granos, huevos), se llaman “parve”. Estos pueden ser comidos con ambos tipos de comida (leche o carne). Para mantener el “status” de parve de los alimentos, es necesario que sean tratados en utensilios especiales para comida parve.
• Los pescados que son kosher son aquellos que tiene aletas y escamas. Los pescados pertenecen a la familia “parve”. Los mariscos son prohibidos.
• Los huevos con residuos de sangre tienen que ser descartados.
• Todos los alimentos procesados, incluyendo vinos y quesos, requieren certificación de kashrut.
• Los productos deben estar muy bien lavados y verificados de que no contengan insectos.
• La margarina es “parve”. Sustituya la mantequilla por margarina en caso de que necesite la receta parve.
 
Aunque las reglas anteriores puedan sonar complicadas, no son difíciles de aplicar una vez que su cocina este arreglada correctamente. Una cocina kosher usualmente tiene bien diferenciados los utensilios de carne, de leche y parve; puede ser por código de colores por ejemplo.
 
Si nos apegamos a las reglas de Kashrut, sabemos que tanto la familia como los invitados están disfrutando de comida preparada en concordancia con las leyes del judaísmo, enriqueciendo el espíritu, así como el bienestar físico.